Historia

TC: la última victoria de un motor de Jorge Pedersoli

El 18 de marzo de 2012 en Paraná, Leonel Pernía ganaba en Paraná con un Chevrolet motorizado por Jorge Pedersoli, quien ese día celebró por última vez un triunfo en Turismo Carretera de un impulsor elaborado en su taller.

El 18 de marzo de 2012 el Turismo Carretera disputó su 2ª fecha en el autódromo de Paraná. Los memoriosos la recordarán por la cantidad de potenciales ganadores que, por la escala de lastre, “evitaron” ganar. Pero con el paso del tiempo, se convirtió en un hito porque resultó la última victoria de Jorge Pedersoli, uno de los preparadores más exitosos en la historia del TC. 

Pedersoli no ganaba en la “máxima” desde el 24 de agosto de 2008 en Salta, con el Ford de Diego Aventin. Entre ambos triunfos habían 54 carreras, la mayor sequía para el motorista de San Martín en la categoría, según él mismo. En esos 3 años y medio, Pedersoli llegó a quedarse sin clientes en el TC. Hasta que Leonel Pernía y Las Toscas Racing recurrieron a sus servicios para el torneo 2012. 

El Tanito clasificó 16º, a 1s137 de la pole position de Néstor Girolami (Torino). Pero en la serie avanzó hasta el 2º lugar. Largó 6º la Final y aprovechó la “falta de interés” en la victoria de Matías Rossi (Chevrolet), Mauro Giallombardo (Ford) y Girolami. Es que el triunfo se penaba con 30 kilos de lastre, el 2º puesto con 20 kg y el 3º, con 10. Mientras que el tope durante la Etapa Regular era de 100 kg. 

Pernía rumbo a la victoria en Paraná 2012
Pernía lidera el pelotón, seguido por Rossi, Giallombardo, Girolami y Ponce de León. (ACTC)

Pernía, que había ganado en Termas de Río Hondo 2011 con Johnny Laboritto, alcanzaba así su 2º éxito en el Turismo Carretera. “Jorge (Pedersoli) se quedó con un solo piloto pero igual labura mucho en su taller. Por eso, poder ganar con un motor de él es una alegría extra para mí, aseveró el tandilense, que contaba con la asistencia de Ricardo Gliemm en el chasis. 

Jorge Pedersoli logró 14 campeonatos de Turismo Carretera: 10 con Chevrolet, 3 con Dodge y 1 con Ford. Junto a Omar Wilke fue campeón con Carlos Pairetti, Francisco Espinosa y Roberto Mouras. Solo, con Juan María Traverso, Guillermo Ortelli y Christian Ledesma

Pedersoli y un festejo lejos del autódromo 

Contrariamente a lo que sucedió durante gran parte de su vida profesional, Jorge Pedersoli no celebró el triunfo en el autódromo. Ya llevaba más de 2 años sin ir a las carreras. Por lo tanto, vio la Final de Paraná en la casa de María Gabriela, una de sus 2 hijas, y sus nietos Tomás y Lucas, los mellizos que por entonces tenían 11 meses.

La alegría por la victoria de Leonel Pernía le permitió dejar atrás “el momento más duro que le tocó vivir como motorista”, que fue cuando se quedó sin clientes. “Evidentemente recibí un castigo por mi forma de ser, porque no les gusta mi carácter, por lo que sea, pero recibí un castigo. Fueron días difíciles desde lo anímico”, aseveró. 

Pedersoli vivió el ansiado regreso a la victoria con alegría. Pero también con moderación. “Necesito ganar para vivir. Cada tanto preciso darle esa inyección a mi espíritu porque si no me muero. Disfruté ese triunfo pero nunca salto como rengo en tiroteo cuando gano porque el bien mío es el mal del otro. Y eso no es justo”, concluyó quien realizó el primer desarrollo del multiválvulas

La carrera de Paraná resultó la última victoria en Turismo Carretera de Jorge Pedersoli. Y a su vez, la 1ª de Las Toscas Racing, que en ese entonces era una especie de satélite del JP Racing. El equipo de Walter Pérez y Sergio Vagnoni se impuso en su apenas 2ª carrera en TC.

Artículos relacionados

Volver al botón superior