Historia

TC: la victoria consagratoria de Vicente Pernía

Vicente Pernía había ganado una carrera de “Debutantes y No Ganadores” en 1988 pero fue el triunfo que consiguió con el Dodge en Balcarce 1992 el que lo consolidó definitivamente en el grupo de referentes de la época en el Turismo Carretera.

Vicente Pernía había debutado en Turismo Carretera en 1983, con 33 años, tras retirarse como futbolista. Llegó 6º en su 1ª carrera, en el autódromo de Mendoza. En sus primeras 9 temporadas en la categoría había logrado 9 podios y 1 triunfo en la carrera de “Debutantes y No Ganadores” de 1988, la última sin puntos que realizó el TC.

La 1ª victoria oficial en la “máxima” se le había negado en varias ocasiones al Tano. En ese lapso, 2 veces estuvo a un paso de subir al escalón más alto del podio. En Junín II 1987 escoltó a Oscar Aventin (Ford). Y en Buenos Aires V 1990, a Antonio Aventin (Ford). En ambos casos logró el 2º puesto con Dodge

Con esa marca, Pernía quedó 11º en el campeonato de 1991, donde resultó el 2º mejor exponente de la Pentaestrella, detrás de Juan Manuel Landa (7º). Los beneficios reglamentarios (incremento de la relación de compresión y disminución del peso mínimo) que recibió le devolvieron la competitividad a Dodge en 1992

Landa se adjudicó 2 de las primeras 6 fechas. El marplatense ganó en Tandil (su 1ª victoria en Turismo Carretera y la última presentación de la categoría en ese circuito) y en Junín. Pernía, por su parte, había conseguido 2 podios en ese mismo período: en el autódromo de Buenos Aires (3ª fecha) y en Allen (4ª). La gloria estaba cerca para el Tano.

Pernía rumbo a su 1ª victoria en TC, en Balcarce
Pernía y Mouras pasan al lado del Ford incendiado de Saiz. (Mario Sansio/Historia TC)

Balcarce 1992, el día de gloria

La 1ª visita del TC a Balcarce en 1992 encontró a Vicente Pernía con recién 43 años recién cumplidos. Habían pasado 4 años desde que ganara la carrera de “Debutantes y No Ganadores” en Buenos Aires con el Dodge de Oscar Angeletti. Ese día venció a 3 pilotos que luego también serían vencedores en el TC: Carlos Garrido y Luis Hernández (Chevrolet) y José María Romero (Dodge).

Luego de que se suspendiera la clasificación en el “Juan Manuel Fangio” por la lluvia, las grillas de las series se armaron por ranking. Pernía tomó parte de la 3ª: largó 3º y arribó en la misma posición, detrás de Roberto Mouras (Chevrolet) y Eduardo Ramos (Ford). Como en ese entonces la grilla de la Final se confeccionaba según los tiempos de la batería y no según el puesto, el tandilense partió 3º en la carrera decisiva

Vicente Pernía debutó en TC el 13 de marzo de 1983 en Mendoza, con Chevrolet. Disputó 164 carreras y logró 5 victorias: 3 con Dodge y 2 con Ford. Logró 25 podios, 2 pole position y fue subcampeón en 1997. También corrió con Torino. Su última carrera fue el 13 de junio de 1999, en Paraná (abandonó con Ford). 

Vicente Pernía y las sensaciones de la 1ª victoria

En la largada, Vicente Pernía superó a Roberto Mouras y quedó 2º, detrás de Eduardo Ramos. Pero el accidente de Jorge Oyhanart (Ford) y el incendio en el Falcon de Carlos Saiz obligó a una 2ª partida. En ella, el Tano repitió el sobrepaso a Mouras. Y antes de cerrar la 1ª vuelta, desplazó a Ramos de la punta. Mouras se hizo del liderazgo en la 4ª vuelta, pero la rotura de un balancín dejó nuevamente a Pernía como líder. 

Osvaldo Morresi (Chevrolet) quedó como escolta, aunque no tenía auto para darle pelea a Pernía, quien así alcanzaba su anhelada 1ª victoria en TC. “Anduve muy concentrado durante toda la carrera, arriesgué en los frenajes para no sacrificar las gomas durante las aceleraciones. Pienso que eso, más el excelente rendimiento del coche, resultó clave para ganar”, dijo entonces el de Tandil. 

Años más tarde, en una entrevista con SoloTC, Pernía aseguró que “ganar en el TC yo lo comparo con la final que le ganamos a River en el ‘76, para mí fue mejor que haber conseguido un título local con Boca…”. Aunque logró otras 3 victorias en TC, ninguna fue más importante que aquella en Balcarce. “Porque, a pesar de la cercanía, nunca un piloto de Tandil había podido ganar ahí. El regreso fue en caravana, me esperaban con una autobomba. Fue inolvidable”, sostuvo en El Gráfico.

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior