Turismo Carretera

El Desafío de las Estrellas otra vez manchado por la polémica

En 4 de las 5 ediciones de esta carrera especial el ganador se definió fuera de la pista. En esta nota repasamos los antecedentes de un evento que genera interés, pero que es cada vez más polémico.

La historia volvió a repetirse. Por 4ª vez en sus 5 ediciones, el resultado del Desafío de las Estrellas se definió fuera de la pista y el que cruzó primero la meta no fue el vencedor. Las discusiones y las polémicas envolvieron nuevamente a un evento que desde el aspecto deportivo es mirado de reojo por los protagonistas y por gran parte del público teceísta.

En la temporada 2015, la ACTC recurrió al sistema de la grilla invertida definida por sorteo para tratar de buscar un incentivo extra y, a su vez, romper con la monotonía de las competencias tradicionales que ya de por sí se tornaban aburridas por la falta de sobrepasos en la punta. La primera edición disputada en Olavarría quedó para la historia, porque Matías Rossi logró la victoria largando último desde el puesto 42.

Sin embargo, el triunfo del piloto de Del Viso recién se conoció más tarde. Fue cuando Juan Martín Trucco (Dodge), que había ganado en la pista, fue excluido por un toque al Ford de Próspero Bonelli. En aquella ocasión, más allá de la resistencia inicial, el sistema terminó siendo aceptado por el público. De hecho, en una encuesta que realizó SoloTC durante ese año, el 65% se mostró a favor.

La idea de que la grilla se defina por sorteo, donde los primeros del campeonato largan últimos y los del fondo de la tabla lo hacen en los primeros puestos para generar lucha y espectáculo en todos los pelotones, terminó generando un buen espectáculo en la pista. Esto motivó a la dirigencia a seguir apostando por este formato que se repitió en los torneos siguientes (a excepción de las temporadas 2016 y 2020).

La edición 2017 disputada en Termas de Río Hondo fue la única donde el ganador se concretó en la pista. El triunfo fue para Mariano Werner (Ford). El entrerriano se adueñó de la punta a 10 vueltas del final luego de haber partido en la 31ª posición.

En 2018, Juan Manuel Silva (Ford), también en Termas, se quedó con el triunfo. Pero más tarde lo excluyeron por un toque al Dodge de Nicolás Pezzucchi y la victoria se la llevó Emanuel Moriatis (Ford). En 2019 el evento se mudó a San Juan. Había ganado Julián Santero (que corrió en reemplazo de Moriatis). Pero como entró a boxes en una vuelta no permitida, se le dio la victoria a Jonatan Castellano (Dodge).

Mientras que este domingo, en la 5ª edición de la competencia, Gastón Mazzacane (Chevrolet) se enteró que era el flamante ganador casi 2 horas después de finalizada por la doble penalización que le aplicaron a Valentín Aguirre  (Ford), que había cruzado primero la línea de meta y hasta festejado en lo más alto del podio en San Juan.

Trompo Gianini y Castellano San Juan
Hubo muchos incidentes en pista. El auto de seguridad ingresó 6 veces. (ACTC)

El hecho de que el 80% de las carreras que se realizaron con este formato haya terminado con polémicas y con ganadores afuera de la pista ya debería haber generado una señal de alarma. Porque, además, no solo desorienta a los espectadores y televidentes que por momentos no sabe quién va ganando, sino también a los protagonistas, que muchas veces confunden o desconocen aspectos del reglamento particular de la prueba. Como pasó con Santero en 2019 que entró a boxes en la vuelta equivocada.

O incluso cometen errores desde la misma organización. Como ocurrió el domingo cuando el DTA Racing, equipo que alista al Ford de Aguirre, se quejó ante el control de la prueba porque el arrecifeño tenía 1 vuelta menos que el resto y erróneamente le dieron como válido el reclamo. Recién, casi 2 horas más tarde, la Deportiva pudo constatar que efectivamente Aguirre había perdido 1 giro con respecto a la punta y le aplicaron el recargo.

Para colmo, en esta edición, hubo muchos autos rotos producto de la pelea por avanzar en el clasificador que dejó preocupados a los equipos. Fundamentalmente porque en apenas 5 días deberán salir nuevamente a pista para disputar la 9ª fecha del campeonato en el autódromo sanjuanino. 

Cuando la ACTC implementó este modelo de competencias lo hizo con el propósito de generar un interés extra en el público y los medios. Ese objetivo se cumplió, ya que antes y después de la carrera, creció exponencialmente la difusión y el consumo en torno a la competencia. Sin embargo, estos datos positivos se ven opacados por todas las incidencias y desprolijidades posteriores.

Si en 4 de las 5 carreras el ganador se definió en el escritorio, quiere decir que hay cosas que se están haciendo mal. Es muy posible que la dirigencia vuelva a apostar por este formato en la próxima temporada. Pero para eso habrá que hacer fuertes ajustes en la parte organizativa. Sin dudas que el próximo  objetivo deberá ser estar a la altura de semejante evento.

Artículos relacionados

Volver al botón superior