Historia

TC: la última victoria de Rubén Luis Di Palma

El 13 de septiembre de 1998, en el autódromo de Buenos Aires, Rubén Luis Di Palma logró su único triunfo con Ford. Ese día, además, se convirtió en el ganador más veterano del Turismo Carretera y en el único que lo consiguió con las 4 marcas tradicionales.

En 1998, Rubén Luis Di Palma tenía 53 años. Sus mejores épocas ya habían pasado. Pero seguía vigente, como lo había demostrado en Rafaela 1996, cuando ganó un carrerón de Turismo Carretera con Chevrolet. Al año siguiente, y por razones económicas, debió dejar esa Chevy y se subió a un Ford. Volvía así a la marca de la que era hincha, con la que había debutado en TC, en 1963, pero que no representaba desde 1977

“Yo corro porque lo siento, lo disfruto, y mientras sea así, lo seguiré haciendo. Ganar o perder es una circunstancia, ya no me importa tanto. ¿Qué puede cambiar en mi vida si gano o llego 20º? Lo importante ahora es tratar de dejar ejemplos deportivos, porque en la vida me he equivocado y mucho…”, declaró por aquellos días el Loco. 

En las 10 primeras fechas de la temporada 1998, los mejores resultados de Di Palma habían sido dos 7º puestos. Uno en Nueve de Julio (8ª fecha) y el otro en La Plata (10ª), donde Juan Manuel Silva debutó en TC con 25 años y 1 triunfo. La 11ª fecha fue en Buenos Aires, el 13 de septiembre, y terminó con un hito histórico: la 20ª y última victoria en el TC del Loco Luis

Desde el primer día de actividad en el veloz circuito Nº 12, Di Palma supo que su Falcon era ganador. Por eso no se amargó cuando Hugo Redolfi (Ford) le tapó la vuelta en la clasificación y le impidió lograr el mejor tiempo. Finalmente, el arrecifeño quedó 4º, a 0s121 del poleman Fabián Acuña (Chevrolet). 

Ganó la 1ª serie -la 2ª más veloz- tras superar a Acuña. Eso le valió compartir la 1ª fila de la Final con Marcos Di Palma (Chevrolet), vencedor del parcial más rápido. Aunque su hijo todavía buscaba su 1º triunfo en el TC, en ningún momento pensé en dejarlo ganar. “El triunfo no lo negocio con nadie, salvo una orden si estoy corriendo en equipo; por mí y por el público”, aclaró Luis.  

El Ford de 1998 de Rubén Luis Di Palma
Entre la 1ª y la última victoria de Di Palma en TC pasaron 34 años, 3 meses y 13 días. (J. Marchesin)

Las enseñanzas de Di Palma 

Rubén Luis Di Palma sacó provecho de su experiencia para vencer a un impetuoso Marcos Di Palma. “Su auto iba perdiendo rendimiento de a poco, ya que él iba a fondo sin perdonarlo”, explicaría quien lideró sin interrupciones desde la 5ª vuelta (fueron 21). “La carrera fue tranquila, cuidé los neumáticos y el Ford hizo el resto”, agregó. 

Me costó menos esta victoria que salir 10º con el coche en las condiciones en las que estaba antes…”, aseguró Luis. que ya llevaba un par de carreras trabajando con dos chasistas de poca experiencia en TC: Ángel Nenín Carignano y Miguel Pichón Vázquez

Sin embargo, la gran clave del triunfo resultó la potencia del motor provisto por Johnny De Benedictis, con quien Di Palma volvía a trabajar en esa carrera. “Tuve un motorazo, no me ganaba nadie. Gracias a ello pudimos trabajar mucho con el chasis desde el viernes, logrando una puesta a punto óptima”, contaría Di Palma. 

Aquél 13 de septiembre el arrecifeño no sólo se convirtió en el único piloto que venció con las 4 marcas tradicionales del TC. También, en el ganador más veterano en la historia de la “máxima”: 53 años, 10 meses y 14 días. “Estoy vigente y al demostrarlo, les prolongo la vida a los demás”, aseguró el protagonista de un legado eterno en el TC

Este debe ser un mensaje para todos los jóvenes, para que tomen su trabajo con calma y no desesperen. En la vida, todo llega. Lo más importante es mantener la humildad. Porque a ganar aprendés en 5 minutos. Lo importante es saber perder”, concluyó quien dejó una invalorable enseñanza en su última función ganadora.  

Artículos relacionados

Volver al botón superior