Historia

El Ratón escandaloso: el primer truco de Berta

Oreste Berta irrumpió en el automovilismo con el pequeño Renault 1093 con el que, con Eduardo Copello al volante, sorprendió al mundo del Turismo Carretera.

Oreste Berta hizo su carta de presentación en el automovilismo nacional de manera extraordinaria. Como parte de su tarea ya dentro del Departamento Experimental de IKA-Renault, ideó su primera obra: el Ratón escandaloso.

Luego de un tiempo de desarrollo en Córdoba, el 13 de marzo de 1966, en la 4ª fecha del campeonato de aquel año del Turismo Carretera, un Renault 1093 conducido por Eduardo Copello sorprendió a propios y extraños… Era un momento de cambios y algunas libertades reglamentarias en la categoría y ello fue usufructuado por el Mago.  

Aquel novel Gordini blanco que solo lucía el 25 en el capot y en sus laterales, les hizo frente a las cupecitas, a los Ford y a los Chevrolet. A tal punto que fue animador de la serie, la cual lideró y finalizó 3º, lo mismo que en la Final, hasta que se rompió una manguera del radiador y le provocó el abandono.

El secreto del éxito del auto francés radicó en que por su menor peso y la potencia del motor Ventoux que Berta llevó de 850 cc y 35.5 hp a 1000 cc y 100 hp, logró un perfecto equilibrio de peso-potencia, lo que le posibilitaba acelerar más que sus rivales, tener un mejor comportamiento en el frenado y, lógicamente, doblar mucho más rápido por su tamaño. 

“Pensaba que con la maniobrabilidad que tenía el Gordini, con un motor más o menos fuerte le podíamos correr a las cupecitas. Y anduvimos bastante bien. La relación peso potencia era mejor que la de un TC que tenía 200 HP pero pesaba 1500 kilos por lo menos. En un circuito no muy largo iba muy bien”, rememora el rafaelino.

Berta e IKA fueron por más, y aquella prueba que había hecho con el 1093 de Turismo Mejorado la proyectaron al TC, construyendo un Gordini para la categoría. El proyecto era muy ambicioso.

Trabajos para reducir el peso y el área frontal -para ello le bajaron el techo- para lograr mejor penetración del aire, fueron algunas de las modificaciones. Hasta Heriberto Pronello se sumó con el trabajo en la trompa. 

El público teceísta quedó sorprendido con el pequeño Gordini. (Foto: Historia del TC)

Sin embargo, y ante la amenaza de un producto que lejos estaba de la historia y de la tradición teceísta, la ACTC modificó el reglamento estableciendo que el peso mínimo de los autos debía ser de 1000 kilos (600 más que el Gordini), situación que echó por tierra los estudios y desarrollos de Berta.

Así, la historia del Ratón escandaloso apenas duró 2 carreras, la presentación y otra más también en Buenos Aires (8 de mayo), en la que abandonó, pero no pasó desapercibida. Esa fue la primera muestra de sabiduría e ingenio del santafesino radicado en Alta Gracia.

Podés leer el informe especial sobre La Fortaleza de Oreste Berta en la edición especial de SoloTC on line liberada.

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior