Turismo Carretera

Los pequeños autos de TC en madera

Matías Arcaro es un fanático del Turismo Carretera y de SoloTC que como hobby construye réplicas a escala de madera. Acá les mostramos su obra.

Hace 1 año empezó a armar autos de TC a escala en madera simplemente como hobby y para canalizar su pasión por el Turismo Carretera. Matías Arcaro (27) es fanático de la “máxima” desde que tenía 3 o 4 años y su papá lo llevaba a las carreras. Fiel seguidor de SoloTC, se lo puede ver por los boxes de La Plata con una carpeta llena de las láminas del ganador que publica la revista, cada una firmada por el respectivo piloto.

A pocos finales de concluir la carrera de ingeniero agrónomo y en medio de tanto estudio, empezó a buscar algo que le permita distenderse un poco. Así que encontró en los autos a escala un modo de canalizar también su pasión por el Turismo Carretera. Quien le dio el envión inicial fue Federico Martínez, un arquitecto que realiza dioramas.

[Best_Wordpress_Gallery id=”67″ gal_title=”Maquetas madera”]

“Yo le había encargado que me haga una Chevy de Guillermo Ortelli pero con interiores. Pero cuando vi sus trabajos me animé a armarme una yo. Yo tenía un minitorno y me puse a jugar y meter mano, a fabricar todo el interior del auto con lo que tenía en casa: escarbadientes, cuchillo de cocina y pegamento. Así arranqué”, le contó Matías a STC.

Empezó construyendo autos en escala 1/43. Son TC en miniatura, en una medida de 6 centímetros de largo por 3 de ancho, que realza aún más el trabajo artesanal que realiza Matías. “Arranqué trabajando con pincitas de depilar, lijaba los escarbadientes por horas para poder llegar al diámetro que tenía la jaula…Todas las noches le dedicaba un rato, le ponía los cablecitos, pintaba los relojes, todo a mano”, detalló.

TC a escala 1/43
La Chevy de Ortelli a escala 1/43.

Una vez que terminó la Chevy, la publicó en sus redes sociales para mostrar la obra terminada y empezaron a lloverle pedidos. Así surgió armar una página llamada Pequeños TC para mostrar sus trabajos. Con el paso del tiempo probó con empezar a construir en escala 1/31 y 1/10 que son autos más grandes. A excepción de la carrocería, el resto lo fabrica todo, incluidos los neumáticos.

Cada parte de la jaula la une con pegamento, luego le coloca macilla a todas las uniones y en el último paso la lija para simular la soldadura. Una labor muy minuciosa que le lleva horas pero cuya obra final es digna de admirar.  

Bonus track

Artículos relacionados

Volver al botón superior