Historia

TC: la frustrada “Carrera del Siglo”

En 2005 la ACTC estuvo a punto de realizar la “Carrera del Siglo” con pilotos actuales compartiendo el manejo con expilotos veteranos. La historia de una idea audaz.

“Hay mucha gente que añora ver nuevamente en acción a estos expilotos, que forman parte de la historia del TC y del automovilismo. Y con esta competencia tendrán finalmente esa oportunidad”. Con estas palabras fue que Oscar Aventin, por entonces presidente de la ACTC, anunció uno de los eventos más audaces que se propuso organizar el Turismo Carretera: “La Carrera del Siglo con las Glorias del Ayer”. 

El proyecto era que en la fecha de TC pautada para el 11 de septiembre de 2005 en Buenos Aires pilotos titulares compartan la conducción con expilotos. Pero no con cualquiera que haya colgado el casco: tenían que ser veteranos, ya que como requisito debían tener más de 50 años y al menos 4 temporadas de inactividad deportiva.

La idea prendió bien entre las “glorias”, ya que en la nómina inicial hubo 66 inscriptos. ¿Quiénes? Por ejemplo, estaba Carlos Pairetti, el propio Oscar Aventin, su hermano Antonio, Emilio Satriano, el “Nene” García Veiga y Carlos Marincovich, entre otros. Varios de ellos con más de 15 años de inactividad y en el caso de Pairetti, casi 30. Aunque la aprobación definitiva dependería del resultado favorable de unos estudios médicos. 

Carlos Pairetti, que se había retirado hacía 27 años, al mando del Chevrolet de Christian Ledesma. (J. Marchesin/SoloTC)

“Esta idea de unir varias generaciones en una carrera es brillante. Se está haciendo todo con mucha seriedad. De hecho, el examen médico es 10 veces más exigente que para un piloto en actividad. Sin dudas esto va a ser un éxito. Vamos a unir el ayer y el presente”. Jorge Cupeiro

El plan era que en la fecha 12° en el circuito porteño, los titulares disputaran -como es habitual- la clasificación, las series y la Final, que otorgarían los mismos puntos de siempre. Mientras que las “glorias”, realizarían un sprint de 7 giros que también sumaría puntos para el torneo general, aunque utilizando otra escala. Además, para evitar que la acción de los expilotos se entienda como una exhibición, se preveía un premio de 40.000 pesos para distribuir entre los 10 primeros de la competencia de veteranos. 

Marincovich era el piloto invitado de Ortelli. (J. Marchesin/SoloTC)

Los veteranos a pista

El miércoles 17 de agosto de 2005, en el autódromo de Buenos Aires, los veteranos volvieron a subirse a un TC para las pruebas oficiales de la “Carrera del Siglo”. Se lo vio a Oscar y Diego Aventin intercambiar opiniones sobre del rendimiento del auto, a Pairetti contento por su regreso a las pistas luego de casi 3 décadas y a Cupeiro afirmando que se tomó la cosa con calma al punto de levantar “un poco” en la recta. 

“Esta carrera será una gran fiesta para todos. Seguro que el público la disfrutará mucho. De más está decir que cada equipo se tomará esto muy seriamente y seguramente se realizarán muchas pruebas para llegar de la mejor manera”. Omar Martínez

Claro que también hubo algunas caras largas, como la de Marincovich, que se lamentó del toque que protagonizó con Norberto Bressano al ingreso de Ascari y que tuvo como consecuencia la rotura de los autos de Guillermo Ortelli y de Miguel Angel Etchegaray, respectivamente.

El Gurí Martínez y  Francisco “Paco” Mayorga. (J. Marchesin/SoloTC)

El Puma Aventin dominó la tanda de entrenamientos de los veteranos con 1m43s889/1000, marca que quedó muy cerca de récord del circuito (sin la chicana en el Ciervo) que estaba en manos de Eduardo Ramos desde 1998 con 1m42s222. Aventin era el único que había girado previamente en unos ensayos que realizó semanas antes el Lincoln Sport Group sobre el Ford de Emanuel Moriatis.

“La velocidad de curva y el frenado que tienen estos autos son muy superiores a la que había en nuestra época, aunque nosotros también manejábamos mucha potencia”. Carlos Pairetti

El fin de un sueño

“Sin penas ni glorias”, fue el sugestivo título del comunicado de prensa de la ACTC con el que se anunció que finalmente quedaba desactivada la Carrera del Siglo. “La decisión fue tomada por la comisión directiva en vista del poco tiempo y las limitadas posibilidades actuales de ensayos para que las “glorias” puedan adaptarse convenientemente a los requerimientos de los modernos vehículos de la categoría”, decía el texto. 

Ortelli mira su Chevrolet golpeado.

Me imagino que la CD debe haber tenido razones fundadas para tomar esta decisión. En lo personal siento un profundo dolor por todo el trabajo y esfuerzo que hice para poder llevar a cabo este sueño. Les pido disculpas a todo la gente que colaboró en este proyecto y al público en general porque esta carrera era un homenaje para ellos, los seguidores del TC”, dijo Carlos Álvarez, por entonces responsable de la CAF, quien fue mentor de la idea.

Lo cierto es que la traba final para la Carrera del Siglo fue la oposición de los equipos a ceder sus autos a los expilotos de la categoría. Esta postura se reafirmó luego de las pruebas comunitarias que se realizaron en Buenos Aires, donde algunos veteranos golpearon y rompieron los vehículos de protagonistas de renombre. Así se puso fin a un audaz evento que había generado expectativa, pero que no prosperó…

47 expilotos veteranos de TC volvieron a subirse a un TC después de muchos años. (J. Marchesin/SoloTC)

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior