Historia

Las mil y una de Juan Gálvez

Las 1000 Millas Argentinas se convirtieron en un clásico durante las primeras décadas del Turismo Carretera. Juan Gálvez fue el más ganador de esta saga.

A lo largo de su historia, el Turismo Carretera disputó competencias especiales con diferentes formatos. La más antigua de todas son las 1000 Millas Argentinas. La 1ª edición se disputó el 12 de diciembre de 1937, fue la tercera carrera disputada en la historia de la categoría.

En total se disputaron 13 ediciones a lo largo de casi 30 años que la terminaron convirtiendo en un clásico de cada campeonato, y como todo clásico encierra muchas anécdotas e historias para contar. Pero vale pena poner el foco en las ediciones de 1949 y 1960 donde sobresalió un solo hombre: Juan Gálvez.

Ciertamente las 1000 Millas y el 9 veces campeón del TC están muy ligados. Juan debutó como acompañante de su hermano Oscar en la edición del ‘37 que ganó Eduardo Pedrazzini (Ford). Cuatro años más tarde hizo su estreno al volante de su propia cupé en la de 1941 donde terminó 2º detrás de Juan Manuel Fangio (Chevrolet).

Pero fue en las 1000 Millas de 1949 -que se corrió en enero de 1950- donde el piloto porteño comenzó a dejar su huella en la historia grande de la “máxima”.  Un rasgo particular que tenían estas carreras es que la grilla de largada se definía por sorteo. Un formato que 60 años más tarde la ACTC repitió en el “Desafío de las Estrellas”.

Juan Gálvez logró 56 victorias y 9 títulos en el TC. Dos marcas jamás igualadas. (Foto: Archivo Ricardo Gálvez).

Lo cierto es que a Juan -que viajó acompañado por su hermano Roberto- le tocó el número 114 entre los 159 pilotos que largaron la prueba. La idea de ganar resultaba todo un disparate, menos para Gálvez que comenzaba a acostumbrarse las grandes gestas. Manejó casi 12 horas y 49 minutos para recorrer de un solo tirón los 1.609 kilómetros y arribar 1º a la línea de llegada en Avellaneda, adelante de los otros 34 autos que terminaron la prueba.

Las ediciones de 1951 y 1955 también lo tuvieron como vencedor. El 4 de septiembre de 1960 las 1000 Millas volvieron a formar parte del calendario teceísta después de 5 años, ésta sería su penúltima edición. La nómina de inscriptos llegó a los 37 (largaron 35), a Juan el azar le volvió a dar la espalda y tuvo que largar último.

13 ediciones se disputaron de las 1000M. Juan Gálvez ganó 4, Emiliozzi 2, Pedrazzini, A. Orsi, E. Fernandino (p), Fangio, Cordonnier, O. Gálvez y Ciani, 1 cada uno.

Nada peor podía pasar, o sí, porque ni bien largó se rompió la caja de cambios y debió seguir solo con la 3ª marcha. Lo más normal hubiera sido “tirar” la cupé al costado y despedirse de la prueba. Eso jamás. Incluso antes de largar Juan le había pedido a su copiloto Raúl Cottet que le avise a todos sus rivales que estuvieran atentos, que él no iba a frenar y que si no se corrían los pasaba por la banquina.

“Creo que en todos los autos que pasamos, los acompañantes estaban dados vuelta esperando que los alcanzáramos, ¡Juan era un maestro!”, contó su acompañante. Una hora y media le costó a Gálvez posicionarse 2° en los tiempos atrás de Marcos Ciani.

A esa altura nadie dudaba de que la cupé ‘46 se llevaría la victoria. Pero antes iba a tener que superar otro imprevisto: en pleno tránsito por la ruta 210 -camino a Longchamps- la cupé Ford llegó hasta una rotonda que estaba colmada de público y entre la multitud apareció un muchacho en bicicleta que a modo de broma quiso formar parte de la prueba corriendo a la par del Ford.

Pero el joven perdió el control de la bicicleta e impactó contra la cupé. El golpe fue fatal para el ciclista y dejó heridas en la boca de Gálvez, que desconociendo el destino del ciclista, continuó su marcha hacia su 4ª victoria en las 1000 Millas, la más triste de las 56 que logró a lo largo de su historia.

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior