Historia

TC: cómo eran los reabastecimientos en un Gran Premio

Un video del programa Rojo 7000 muestra cómo trabajaban los equipos a la hora de recargar combustible en el Gran Premio de La Pampa en 1986, el último que disputó el Turismo Carretera en su historia.

El Gran Premio de La Pampa disputado entre el 4 y el 7 de diciembre de 1986 quedó en la historia por 2 hechos bien particulares: fue el último que disputó el Turismo Carretera en su historia. Y, a su vez, el ganador Pedro Doumic (Dodge) marcó el promedio de velocidad más alto de toda la historia de la categoría: 248,777 km/h.

Mucho se habló acerca de esta competencia que ganó Doumic –fue su único triunfo en 278 carreras en la “máxima”- en la que batió el récord que había establecido Miguel Atauri (Dodge) en la Vuelta de Venado Tuerto con 242,567 km/h de promedio. Porque además le dio a la marca de la pentaestrella es triunfo número 100 en la categoría.

Pero más allá de la estadística pura, uno de los hechos que se destacan en este último Gran Premio es el espíritu amateur que todavía predominaba en la categoría allá por mediados de la década del ’80. Algo que se puede ver a simple vista en las imágenes de un video publicado por el programa Rojo 7000.

Allí se observa cómo los equipos realizaban el reabastecimiento de combustible. Los autos se detenían al costado de la ruta y allí se acercaba un grupo de colaboradores (mecánicos, allegados y hasta hinchas). Mientras algunos descargaban la nafta, otros limpiaban el parabrisas con baldes y trapos, y el radiador con una escoba. Un trabajo bien artesanal, al estilo del viejo TC.

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior