Turismo Carretera

TC: Lucas Alonso arma su propio taller en Arrecifes

Lucas Alonso emprendió el camino de la independización: está montando su taller en Arrecifes, que planea tener listo a fines de febrero. El motorista más campeón de la era multiválvulas del Turismo Carretera ya tiene 5 clientes en las categorías de la ACTC, aunque curiosamente ninguno de ellos corre en TC.

Lucas Alonso fue noticia en marzo de 2021 por dejar el equipo de Agustín Canapino para sumarse al de José Manuel Urcera. Sin embargo, Manu desarmó su estructura al finalizar la temporada. Entonces, el motorista más campeón de la era multiválvulas del Turismo Carretera decidió emprender un nuevo camino: armar su propio taller en Arrecifes, donde vive desde diciembre de 2019. 

Todavía no estoy instalado en mi taller porque armarlo lleva tiempo y las categorías del ‘Mouras’ comenzaron temprano este año y me complicaron un poquito. La idea es hacerlo luego de la 3ª fecha del TC Mouras (N. de la R.: 20 de febrero)”, le contó Alonso a SoloTC. Por ahora, los impulsores los arma en el taller que Eduardo, su padre, tiene en Rafael Castillo.

Lucas ya cuenta con 5 clientes, aunque curiosamente ninguno de ellos es piloto de Turismo Carretera. En el TC Mouras atiende los Ford de Franco Deambrosi y Bruno Boccanera. En el TC Pista Mouras, los Chevrolet de Juan Nimo y Lucas Demarco. Y en el TC Pista, la Chevy del Juan José Tomasello

Mucho más no puedo abarcar porque no tengo capacidad. Además, recién estoy arrancando con este proyecto y no sería lógico empezar tapado de laburo. La idea es dejar un lugar vacante por si en el futuro llega a aparecer algún TC”, indicó Alonso, campeón de TC en 2017, 2018 y 2019 con Canapino.  

Mecánicos trabajan en el Ford de TCM de Deambrosi
El Ford de TCM de Deambrosi, uno de los 5 clientes de Alonso. (Prensa Deambrosi)

Alonso y el encanto de los varilleros 

Luego de un largo tiempo, Lucas Alonso volvió a trabajar con motores varilleros. “Me tuve que volver a poner en sintonía. Parece que no, pero en estos 5 ó 6 años siguieron evolucionando”, contó quien acudió al banco de pruebas de Claudio Bisceglia para tener una referencia con un motorista en actividad con este tipo de impulsores. 

Entre un motor multiválvulas de Turismo Carretera y otro varillero de TC Mouras hay unos 100 caballos de diferencia. Sin embargo, Alonso aseguró que el varillero “es más lindo” para trabajar. “Tenés mucha más libertad para tocar: tapa de cilindros, múltiples, carburadores, etc. Uno se puede dedicar más a lo grueso y no tanto a lo finito, como pasa con los multiválvulas, donde todo es más acotado”, señaló.

Lucas considera que en los varilleros se nota mucho más la capacidad del preparador. “En los multiválvulas no hay mucho por descubrir. El trabajo pasa más por los detalles de armado. En los varilleros, no: podés lograr una mejora de 5 ó 6 caballos en una tapa de cilindros, por ejemplo. En el TC he probado un montón de tapas y si había 2 ó 3 caballos de diferencia, era mucho…”, concluyó el motorista.  

Lucas Alonso comenzó a trabajar en el Turismo Carretera en 2016. Desde entonces, consiguió 3 campeonatos con Agustín Canapino (2017, 2018 y 2019) y 1 subcampeonato con Matías Rossi (2016). En total, logró 10 victorias: 9 con Chevrolet y 1 con Ford. 

El balance de 2021

Durante el campeonato 2021, Lucas Alonso trabajó con Agustín Canapino (las 2 primeras fechas) y desde la 3ª se sumó al equipo de José Manuel Urcera. Aunque hubo 3 carreras en las que Manu usó motores de Claudio Garófalo: Rafaela (la de la exclusión tras haber ganado en la pista), Toay y El Villicum III. 

“En Rafaela el de Garófalo había medido un poquito mejor, y era la última oportunidad de tener posibilidades de ser 1 de los ‘3 de Último Minuto’. Pero en las 2 últimas fechas fue una decisión de Walter (Alifraco) de hacerse cargo del motor; no fue por una cuestión de potencia ni de confiabilidad”, explicó Alonso. 

El balance 2021 arrojó “un sabor medio agridulce” para Lucas. “El comienzo fue muy bueno con Agustín: ganamos la 1ª y veníamos 2º en la 2ª hasta el toque con Werner. Después con Manu tuvimos bastantes altibajos. Hubo buenos resultados parciales pero no pudimos redondear un fin de semana como nos hubiera gustado”, sostuvo. 

Teniendo en cuenta que fue de adaptación, no resultó un mal año. Vos podés rodearte de los mejores mecánicos y de buena gente, pero si no logran coordinar y adaptarse para tirar para el mismo lado, te complica un poco. Todo lleva su tiempo. Y en el TC los tiempos son tiranos y los resultados mandan. Creo que ese fue el detonante para que Manu abandonara el proyecto de equipo propio”, analizó Alonso.

Artículos relacionados

Volver al botón superior