Historia

Ángel Rienzi: Un adelantado del Turismo Carretera

Ángel Rienzi fue piloto del Turismo Carretera entre los ’50 y ’60. Dejó su huella porque técnicamente fue un adelantado para la época. Acá su historia.

Repasar la historia del Turismo Carretera, los hechos y protagonistas, resulta una tarea imprescindible, un paso obligado para conocer quiénes fueron y qué hicieron ciertos personajes que formaron parte y dejaron su huella en la categoría más añeja del automovilismo mundial. Esta historia que les vamos a contar es la de Ángel Rienzi, un adelantado un adelantado en el Turismo Carretera.

Aquellos que vivieron el TC de las décadas del ’50 y ’60 sabrán perfectamente quién fue este piloto al que muchos consideraron un adelantado para su época. SoloTC tuvo la posibilidad de entrevistarlo en el 2007 en su casa en Olivos y conocer –de primera mano- a un apasionado por el Turismo Carretera.

Su amor por la “máxima” nació en la década del ’40, cuando al costado de la Ruta Nacional 7, en San Andrés de Giles, veía pasar las cupé de Raúl Riganti, Emilio Blanco, y tantos otros próceres de los inicios de la categoría. “Veía pasar esas cupecitas frente a mis ojos y me ilusionaba con la posibilidad de correr algún día tal como lo hacían ellos”, relató Don Ángel.

Ángel Rienzi formó parte de los 35 pilotos que fundaron la ACTC siendo vicepresidente de la entidad bajo la presidencia de Rubén Roux.

El sueño de aquel niño, no tardó mucho en concretarse. Con tan sólo 14 años, vivió su primera experiencia arriba de un auto de competición, lo hizo como acompañante: “En el taller donde trabaja había un Ford T de Mecánica Nacional y en varias oportunidades fui copiloto de un muchacho de mi pueblo llamado Miguel Arenales”. A partir de allí, jamás volvió a separarse de un auto de carrera.

Rienzi Rafaela
Su 5ª victoria en el TC, en Rafaela. (Foto: José Luis Leiva).

Después de hacer el servicio militar, decidí incursionar en el TC. El primer auto que adquirí fue un Chevrolet ’39 y debuté en las Mil Millas de 1951. Con ese coche conseguí un 6° y 7° puesto en 2 Grandes Premios. Pero viniendo con el remolque después de una carrera en Mar del Plata, me lo chocaron en la ruta y quedó inutilizable. Así fue que adquirí un Ford T de un preparador de Balcarce y debuté con ese auto en la Vuelta de Chacabuco de 1951”, contó.

Pero tuvo que esperar casi 14 años para su 1ª victoria. Fue el 15 de agosto de 1965 en la Vuelta de Pehuajó: “Fue la victoria que más festejé. Una carrera muy peleada con Jorge Cupeiro, que tenía en ese momento un auto imbatible y se la gané con 59 segundos de ventaja. Era un auto de Froilán González. Fueron más de 600 kilómetros extenuantes que lo peleamos palmo a palmo con Cupeiro”, recordó. Ese auto imbatible no era otro que el Chevitú armado por los hermanos Bellavigna.

Rienzi falleció el 26 de febrero de 2009 a los 84 años de edad. Había nacido el 3 de agosto de 1924.

Después llegaron 3 triunfos más en ese año: Vuelta de Rojas, las 500 Millas Mercedinas y la Vuelta de Junín. “La de 1965 fue mi mejor temporada, sin ninguna duda. Pero una fecha antes del Gran Premio Coronación tuve un grave accidente, salí despedido 40 metros del auto y tuve triple fractura en el brazo izquierdo, así perdí las chances de ser campeón de TC. Veníamos peleando con los Emiliozzi. Ese accidente me alejó casi un año del automovilismo”, relató.

Rienzi TC
Logró su último triunfo el 19 de marzo del ’67 en Necochea. (Foto: Tito Correa).

Pero además de ser un eximio piloto, era un observador. Un estudioso de los autos, de su mecánica, trataba de acumular cuánta información le fuera posible para mejorar la performance de sus unidades.

“Siempre hice autos de avanzada. Cuando todos pesaban 1.300 kilos, el mío tenía 1.030. Lo hacía todo a mano, utilizaba mucho aluminio, elementos de  aeronáutica, y los caños eran todos de cromo molibdeno, usados en aviación para que sean más livianos. Traía muchos elementos de Estados Unidos. Tenía bomba de nafta eléctrica, doble circuito en la bomba de frenos, implementé el autoblocante, y  fui el primero en traer el alternador al TC, hasta probé unas gomas más anchas que traje de Indianápolis”, detalló Rienzi.

En total disputó 185 competencias en el Turismo Carretera, ganó 6 (todas con Ford) y obtuvo 12 segundos puestos. Vio la bandera a cuadros en 111 carreras, un 60% de las competencias disputadas. Dejó su huella como piloto y preparador. Ángel Rienzi, fue un adelantado. Su historia merecía ser contada.

Artículos relacionados

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior